jueves, 31 de octubre de 2013

La mafia policial de Villa Celina

Jueves 31 de octubre de 2013

Villa Celina es un barrio de La Matanza que fue poblándose hace diez años con la llegada de las comunidades boliviana y peruana. La última semana fue foco de los medios de comunicación por la muerte de un joven en un robo. A raíz de este suceso los vecinos estallaron denunciando una larga historia de abusos policiales. Un pujante barrio de trabajadores y trabajadoras sometido a coimas y violencia institucional.

José Barrientos vivía frente a la casa de su tío Jonsi Rodriguez en Villa Celina. El lunes 28 cuatro personas con uniformes policiales entraron a la casa de Jonsi, exigiendo que le entregara la plata que guardaba en su casa para la compra de un terreno. La situación terminó con la muerte de José, que se había interpuesto en el camino de los supuestos uniformados. Los vecinos y vecinas pertenecientes a la comunidad boliviana explotaron de indignación frente a la Comisaría 6ta de La Matanza con jurisdicción en Villa Celina.

El surgimiento de un barrio bajo el hostigamiento policial


Hace diez años, la gran disponibilidad de terrenos sumada a una floreciente industria de producción textil atrajo a miles de personas a vivir a Villa Celina. El barrio empezó a poblarse y actualmente viven 2000 familias por cuadra, de las cuales la mayoría utiliza sus casas como pequeño centro de producción. En los primeros años, las inmobiliarias vieron en la comunidad boliviana y en la peruana potenciales compradores y así lotearon nuevos terrenos y el barrio se expandió. Del mismo modo la Comisaría de Villa Celina vio en esos nuevos habitantes una fuente potencial de recaudación ilegal.

Ale, quien hace años vive ahí con su familia, cuenta que en un principio la presencia policial era a través de un destacamento. Sin embargo señala que producto de las condiciones de trabajo en negro del barrio la policía “empezó a ver el negocio y comenzó a cobrar coimas”. El barrio iba creciendo a la par del negociado policial. El destacamento se convirtió en comisaría. Ale relata que los uniformados acordaban con algunos pocos vecinos para permitirles alquilar sus propias veredas para vender sus productos. Por otro lado quienes podían pagar 'contrataban' a policías para que elimine la competencia dentro del barrio.

De esta manera empezaron a establecerse montos fijos que perduran hasta hoy para que la gente pueda trabajar en sus propios talleres. El precio por poder trabajar ronda los $1000, y la suma recaudada es impensable si se tiene en cuenta que hay cerca de 3 mil talleres según el calculo de Ale. Esto arrojaría que la Comisaría 6ta de La Matanza recauda de los talleres clandestinos una cifra de 3 millones de pesos por mes.

Es así que la recaudación de la Comisaría aumentaba no sólo en función de las coimas sino también del cobro de sus servicios. Ale afirma que se montó una tarifa para realizar denuncias, “te cobran por todo, si sos boliviano hay que pagar 50 pesos para hacer una denuncia”. Agrega que también debían pagar quienes no quisieran sufrir robos o acusaciones ilegales. Aquellos vecinos que se negaron a aumentar las arcas de la comisaría eran seguidos y hostigados. “La policía ha atacado y coimeado otras veces, marcando gente que no quiso cooperar para que les vayan a robar, gente que la han culpado de estar metido en la droga, cosas que son mentiras”.

“La misma gente del barrio se dio cuenta que la policía los marcaba”
Entre los vecinos no descartan que la familia de Jonsi Rodríguez haya sido 'marcada' ya que los ladrones fueron con la certeza de que en la casa se guardaba plata y vestidos con el uniforme policial. Según Ale lo que pasó el lunes no es extraño en su barrio. No es la primera vez que la policía se ensaña con alguien del barrio, sobre todo si pertenece a la colectividad boliviana o peruana. Sin embargo, lo ocurrido el lunes tuvo consecuencias muy graves.

El fallecimiento de José produjo la reacción de las radios de la comunidad llamando a los vecinos y vecinas: “salgamos todos a denunciar lo que está pasando con la policía, es la policía la que nos está robando, vayamos a la comisaría, vayamos a sacar al comisario que es el que ha avalado todo por la plata”, cuenta Ale que escuchaban en la radio. La comunidad boliviana marchó hasta la comisaría ubicada en Ugarte al 800 a pedir justicia por la muerte de José y a debubciar los constantes abusos policiales.

Luego de una represión con gases lacrimógenos y balas de goma se presentó el Jefe de la Policía Bonaerense Hugo Matzkin quien llegó con promesas de seguridad. "La gente hace una denuncia y yo tengo que responder; está removida la cúpula y estoy yo acá" dijo el jefe policial. Efectivamente, ante el reclamo de los vecinos se removió la cúpula de la comisaría y se llevaron patrulleros de la gendarmería. La respuesta calmó los ánimos en ese momento pero no frenó el hartazgo de la comunidad asegura Ale. Contó que gendarmería llegó el mismo lunes y por ahora patrulla el barrio. Además hay preocupación entre los vecinos porque muchos dicen que quienes fueron removidos 'se quedaron con bronca'.

“Fueron diez años de ninguneo”


Los vecinos y vecinas de Villa Celina denuncian que la Comisaría 6ta de La Matanza lleva una década abusando de su autoridad. Esta semana lograron que removieran a la cúpula y están dispuestos a no permitir que la historia se repita: “en la radio dicen que no se va a volver dejar pasar ésto, mucha gente quiere poner el cuerpo, ya no se quiere volver a pasar por lo mismo”.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

los bolivianos y todos los extranjeros que llegaron a la argentina en estos ultimos 10 años sno son trabajadores honestos todos vivieron con dinero del contrabando y narcotrafico al cual toda la vida se dedicaron los bolivianos desde el vientre ya son educados asi no me vengan a publicar que so honestos tyrabajadores si trabajan pero por detras esta la droga y el contrabando que se ve cada dia en los noticieros que se dedican a investigar todo esto sabemos que son delincuentes y no tienen ningun derecho a quitarnos lo que es nuestro y esto no es discriminacion es defender nuestros derechos como argentinos vinieron a robarnos lo que es nuestro las tierras y los empleos basta de mentiras ellos los bolivianos y peruanos y colombianos son delincuentes

jerusalem dijo...

Pobre amigo, le salta el racismo por los poros, como si no hubiera argentinos viviendo en
Bolivia o en otra parte o como si los que no son argentinos, no fueran hijos de Dios.
Te animo a que uses el raciosinio, la vida es corta.

Anónimo dijo...

La policia de celina mete preso a cualquiera y le abre causas por favor investigen mucha gente inocente presa arruinan familias

Diego López dijo...

Villa Celina.es un barrio en progreso y como todo progreso trae consigo calumnias,injurias, y las avivadas de todo sector de la social y tanto municipal como policíal.la mala costumbre de acostumbrarse a lo facil.posdata:la humildad no es muestra de debilidad.

Diego López dijo...

Villa Celina.es un barrio en progreso y como todo progreso trae consigo calumnias,injurias, y las avivadas de todo sector de la social y tanto municipal como policíal.la mala costumbre de acostumbrarse a lo facil.posdata:la humildad no es muestra de debilidad.

Anónimo dijo...

No se puede creer que en un pais con 30% de pobreza y 7% de indigencia todavia se celebre la inmigracion masiva. Pasaria eso en Bolivia o Paraguay???

Web Analytics